¿Renovarse para morrer?